Beauty & Sexuality

img-20161001-wa0002

The story of why I cut my hair starts with yesterday (the seed of today):

Yesterday I experienced & incarnated Divine beauty. The invitation went something like this:

touch some sacred places within you and know that you are profoundly gorgeous.

You are woman: wondrously alive and unified with the Earth.

 

That was yesterday.

 

Today I hear afresh the bullhorn of unjust division between men & women, along with a

gospel of mutual objectification. Corruption crawls in one side of my psyche and the

beauty that was the gospel of yesterday becomes a ball and chain–a temple of limitation soaked in the blood

of everyone whose hair isn’t blonde and whose chest isn’t robust.

 

What this new (to me) culture called my kingdom quickly became an instrument of handicap. The reduction of my being into a body, a butt, blonde hair, chafed at me–rubbing me raw. I

felt myself turning on a spit amidst jeering humans with balls & chains of their owns. Pieces

of my flesh dripped grease into the fire as they pulled me apart–nothing but a morsel on their tongues. Women worldwide are seen (and see ourselves) as consumables; my race cut in two like the skin we all rip to enter this world

The same charade plays in my country, but new perspective brings fresh heart break, and a

hunt for Divine invitation here: (the way, Truth, and life of) how to evolve.

 

….Jesus showed me the face of ardent rebellion: women who have been in this fight longer

than I. My classmate with cropped hair under a boys cap, accustomed to the jeers yet still

fiercely female, playing for years with no checkmate, she called me wordlessly to leave my

own kingdom of beauty behind.

 

My soul heard hers call me out of the enemy’s bed, into the rebellion. I jumped. I blinked and

knew that what I did had been essential: that there are no exceptions, no part of me that can

maintain allegiance to the lies. There is no looking back. There is life and death and I choose LIFE.

Life with the side-lined. Outcasts. Humbled Ones. Marginalized. Homeless. Single Mothers. First Nations. Scapegoats of our societies. Fortresses in my own soul.  Life against the odds.

 

I choose to fight relentlessly against sexist, racist, dehumanizing ideologies while loving

radically those who hold to them.

 

As one being we long for freedom.

We long as one because we came from One & are journeying together.

Redemption is written into every story;

I learned from this jump that my sexuality is more than an act or a crass word. My sexuality is

a fierce desire to survive, to evolve for the sake of abundant life in any context.

 

This haircut is the external symbol of my internal evolution: this is Truth incarnate.

 

The Lord lives and blessed be my rock and exalted be the God of my salvation….yes, you have exalted me above those who rose against me; you rescued me from the man of violence. *Psalm 18:46 & 48b*

 

¿Porqué corté mi pelo?

Hay dos partes en la historia: la belleza y mi sexualidad.

Cuando me mudé a temuco, chile de una pequeña ciudad en el sur de los estados unidos me di cuenta de una división muy profunda entre los géneros. Una división en la cual mis lágrimas nadaban porque de la pena de estar vista sólo como un cuerpo: pelo rubio y nada más. Me sentía como un objeto como resultado de la diferencia entre esta cultura y la mía. No es peor acá, simplemente es diferente y más fuerte y me costó cuando caminaba por las calles y escuchaba las voces de trabajadores y hombres normales.

Me sentía como carne en un circulo de hombres con hambre, con ganas comer lo que soy. Pide a mi Dios(a) una perspectiva nueva, una manera para sobrevivir y evolucionar en este contexto nuevo. No pude creer (ni quería creerlo) que mi sexualidad podía ser nada más que un acto, que dibujos y fotos encontradas en el internet.

Entonces vi una compañera de mi clase y su pelo cortito me inspiró: ella luchaba en esta guerra antes de mi tiempo acá y ella tenía la sabiduría y la fuerza mantener su propio estilo sin tener en cuenta las opiniones tristes y malas. Sabía que seguir su ejemplo valiente era mi senda, el próximo paso en mi evolución personal. Así corté mi pelo.

Unas personas no me han respetado desde lo corté y la mayoría no han entendido. Pero hay un poco…un grupo pequeño que me apoyaba, que entendía, y ellos cambiarán esta cultura, este mundo. Porque sus mentes están abierta, sus corazones están suave y porque siempre eligen la esperanza y la libertad personal y no pierden una oportunidad de ver por los ojos de una otra persona.

Si no seguimos luchando, creyendo, esperando un mundo mejor, viviremos sin la energía divina que es necesario para disfrutar llenamente cada día de nuestras vidas maravillosas.

Lucharé contra ideologías deshumanizadoras sin recreo pero amaré a la gente quien cree en esas ideologías radicalmente; es posible hacer los dos al mismo tiempo, lo sé.

 

Por mas difícil que sea un objetivo, siempre exista una manera de superar los obstáculos….Si permanece esperando el momento ideal, nunca saldrá del lugar; es preciso un poco de locura para dar el próximo paso. El guerrero usa un poco de locura. Porque en la guerra y en el amor, no es posible preverlo todo.
*Paulo Coehlo, Manual del guerrero de la luz*

 

¡El Señor vive! ¡Alabada sea mi roca!
    ¡Exaltado sea Dios mi Salvador!
Tú me libras del furor de mis enemigos,
me exaltas por encima de mis adversarios,
    me salvas de los hombres violentos. *Salmo 18:46 & 48b*

 

 

 

 

Advertisements